8 de mayo de 2018

Ojos Café

Los ojos café también son hermosos
No es que los ojos verdes o azules no lo sean
Pero quiero decirte porqué los ojos café también son bellos

Los ojos café tienen ese color denso
profundo
intenso
como el café latino

Los ojos café miran paisajes llenos de árboles
de lagos
de volcanes
montañas
desiertos
playas
y ríos

Los ojos café también lloran
y expresan con sus lágrimas
lo que se siente por dentro
o por fuera

18 de diciembre de 2017

María, la adolescente que dispone el vientre.

Lucas 1:26-38

María, una joven a quien, en medio del curso normal de la vida, una visita inesperada le cambia todos los planes. María una adolescente virgen, que tenía entre 13 y 17 años. Era una típica joven de Nazareth de Galilea quien en sus planes tenía un compromiso. La tensión para María ante el compromiso podría ser grande y a la vez emocionante, aunque seguramente una experiencia diferente a la que entendemos por nuestra cultura. En medio de los planes de boda que tenían esta pareja y sus familias, pasa algo inesperado. Un ángel se aparece a esta joven diciéndole que ella es dichosa, que ella ha recibido el favor de Dios, que Dios está con ella. Ante esta visita, María se siente con miedo y duda en un primer momento.

Gabriel, el ángel, trae un mensaje. En todo momento se muestra paciente, habla claro, anima a María y le repite cada detalle a esta pequeña mujer. Pareciera una escena en un salón de clases. Entre estudiantes adolescentes con miedo y preguntas; y maestros que tienen que repetir una y otra vez lo que ya dijeron. El ángel le vuelve a mencionar a María, que ella ha recibido el favor de Dios. Le dice que tendrá un hijo y de una vez qué sexo tendrá el bebé, qué nombre debe ponerle, le dice cómo lo llamarán y quién será. A María no le cabe en la cabeza cómo esto puede pasar, porque ella reconoce que es virgen. María no acaba de entender qué está pasando. El ángel continúa dando detalles de cómo pasaría esto y le cuenta que su prima Elizabeth también está embarazada.

Elizabeth, una mujer de mayor edad, alguien ya casada, que venía de una familia de sacerdotes y estaba casada con uno. Elizabeth, alguien que tenía cierto estatus, pero que no podía tener hijos, sí, ella está embarazada.Sin duda y sin miedo, después de todos estos detalles, María responde: “Aquí tienes a la sierva del Señor. Que él haga conmigo como me has dicho.” Una vez que María dice esto, el ángel la deja.

María se dispone a que este mensaje le cambie los planes. Al no estar casada, estar embarazada podría traer muchas consecuencias no favorables. Pero, a ella se le ha dicho que ha recibido el favor de Dios. María dispone más allá de sus planes. María dispone su propio cuerpo, su vientre. Disponer el vientre es una locura, implica un costo e implica disponibilidad, obediencia y una entrega de los propios planes y de la vida misma. Pero María no tuvo más miedo, porque sabía de quién venía el mensaje que el ángel le habló. Sabía que era llamada favorecida aunque el panorama de las consecuencias en su cultura, familia y relación con José no pintaran bien. Y sabía que Dios estaba con ella. María creyó en el Dios que permitió que su prima Elizabeth, quien era llamada estéril, estuviera en su 6to mes de embarazo. María creyó en el Dios de los imposibles. Porque para Dios no hay nada imposible.

Su respuesta a este mensaje con implicaciones determinantes, fue “Aquí tienes a la sierva del Señor. Que él haga conmigo como me has dicho.” María cargaría en su vientre a Jesús. Ella tenía un ultrasonido que aún en nuestros tiempos no ha sido creado. Antes del embarazo, María sabía el sexo del bebé, su nombre y quién sería.

Jesús.
Jesús.
Jesús.

Un gran hombre. El hijo del Altísimo. Descendiente del rey David. Quien reinará sobre el pueblo de Israel para siempre. Su reinado no tendrá fin. Un niño, un bebé. Hijo de Dios. Se había hablado de un Mesías, de un Cristo, de un Salvador, de alguien quien pondría fin a la esclavitud. El pueblo de Israel, vivía en opresión, bajo el gobierno del imperio romano. María, una joven de este pueblo, llevaría en su vientre a Jesús. Un gran hombre. Fue carpintero y anduvo entre la gente más sencilla y los menos queridos. El hijo del Altísimo, descendiente del rey David. Vendría como un bebé. Indefenso, vulnerable. Nacería en una familia de una chica de 13 años y de un carpintero. No fue el rey que el pueblo esperaba. No fue el rey que gobernó entre lujos, riquezas y súbditos. Fue el rey que fue recostado en el lugar menos higiénico para un recién nacido, un pesebre, de donde comían los animales. Murió en una cruz para traer libertad y paz.

La historia del nacimiento de Jesús, no ocurrió en las papelerías o tiendas de envolturas de regalos. La historia del nacimiento de Jesús no ocurrió en San Diego, gastando más de 18 pesos por cada dólar que termina en las cajas de Horton Plaza. Tampoco ocurrió en los mercados, entre naranjas, guayabas, manzanas y canela para el ponche de frutas. La historia del nacimiento de Jesús no ocurrió bajo un árbol artificial o un pino natural decorado de esferas, sino entre la madera de un establo donde había animales malolientes. Jesús nació en un establo de Belén, porque esta ciudad estaba tan ocupada en medio del ajetreo que esas fechas representaban. Todos tenían que ir a un censo, así que los lugares de hospedaje estaban llenos y no hubo lugar para la adolescente que dispuso su vientre ni para el carpintero de Nazareth, ni para Jesús. La historia del nacimiento de Jesús no ocurrió en una posada navideña, en una cena elegante, en unas vacaciones lejos. La historia del nacimiento de Jesús ni siquiera ocurrió dentro de un templo. Ocurrió en un parto doloroso, entre animales y entre dos personas dispuestas a asumir el costo de obedecer a Dios. María y José, recibieron el favor de Dios. Dichosos, porque la presencia de Dios estaba con ellos. Porque para Dios no hay nada imposible.

¿Dónde ocurrirá la navidad este diciembre?
Que la historia de María y José, nos invite a disponer nuestra propia vida al Jesús que cambia los planes. Y ojalá que aunque parezca una contradicción, nos encontremos con el Dios que nos da su favor y su presencia a través de Jesús. 

Resultado de imagen para nativity art

12 de octubre de 2017

Los primeros versos

Te escribo los primeros versos
Léelos rápido
Disfrutando veloz la intensidad que nos caracteriza
No es que sean impulsos
Es un riesgo que implica valentía

Valiente
Llegaste por gracia
Respondiendo con tus palabras y acciones
A mis últimas oraciones
Oraciones que no escuchaste
Sino que Él a través de ti responde

Vaso de barro
Frágil y fuerte a la vez
Esas almohadas en las que lloré tanto
Ahora reciben sonrisas
Tu presencia trae sanidad a mi vida

Me encanta tu risa
Y que por ti reír ya no duele
Tu determinación e iniciativa
Dan la bienvenida a un mundo nuevo

Plantemos juntos
Sembremos para el reino
Sigamos Su justicia
Disfrutemos el abrazo de Su paz

18 de septiembre de 2017

¿Cuál es la suma?

6
Hoy alguien cumple 6 años de no estar aquí
Un par de amigos celebran 6 años de amistad
Hace 6 años yo tenía 20
Si vivo 6 más tendré 32

6+6 son 12
12 años la mujer estuvo enferma
Hasta que tú la sanaste
Entre tantos apretujones
Ella tocó tu manto

12 años tenía la niña cuando murió
Y tú dijiste que en realidad dormía
Cuando la tocaste y le diste vida
Despertó

12+12 son 24
Hace menos de 24 horas conocí a Daniel
Su niña está enferma
¿Cuál es la suma?
¿Qué será de Luna?